¿Causará la nueva regulación de la OMI una subida de los precios del petróleo?

regulacion omi petroleo

¿Qué pasará con el precio del petróleo por la regulación de la Organización Marítima Internacional que entrará en vigor en 2020?

Unos dicen que no afectará a la industria y otros dicen que hará que los costes incurridos por las navieras sean tan grandes que el precio tendrá que subir de manera dramática, incluso hasta los 200 dólares el barril.

¿De qué van estas regulaciones?

Pues las mismas tienen que ver con reducir emisiones de sulfuro de cara a mejorar el medio ambiente y tienen que entrar en funcionamiento en el 2020.

El contenido de sulfuro en el fuel marítimo tendrá que bajar de un máximo de un 3.5% a un 0.5%.

¿Podrá el mercado hacer un cambio tan grande sin que los costes de producción se vean muy afectados?

Desde luego es difícil saberlo, así como es difícil predecir que el mercado de petróleo mundial se va a ver afectado por un mercado que consume el 5% del petróleo mundial.

Ahora bien, más que la regulación en sí, que supone un varapalo enorme para la industria, lo que nos demuestra es el camino al que vamos en el largo plazo, en el que las cada vez mayores regulaciones hacen que el precio del petróleo tenga que subir, pero no tanto por el precio de la materia en sí, sino por el hecho de que cada vez se ponen las cosas más difíciles a los productores y emprendedores para realizar sus negocios.

En Venezuela ha pasado algo igual, pero de diferente manera.

En ese caso es el gobierno venezolano el que ha regulado la economía y sociedad totalmente, haciendo imposible que los empresarios venezolanos pudieran producir.

En Pdevsa, esta andanada de regulaciones socialistas ha hecho que la producción acabe por colapsar, y con ello tenemos que un país que podría estar produciendo 7 millones de barriles solo produce 700.000, mientras su población empieza a probar lo que es los inicios de una posible hambruna.

Esta regulación del IMO, sin ser tan dramática como las medidas venezolanas, sin duda añade un punto más de incertidumbre a la industria privada mundial, que ve como sus costes de producción y servicio se incrementan de manera dramática al tener que adaptar sus flotas a las nuevas necesidades legales.

Aquí no hay alternativa que valga.

Tendrán que cambiar el sistema sí o sí.

Para cambiar flotas enteras tendrán que comprar depuradores industriales masivos y muy caros, que les servirán para hacer este trabajo.

Seguramente muchas de estas empresas sufrirán con este asunto, con lo que no deberíamos descartar que alguna pudiera entrar en proceso de quiebra, e incluso podríamos ver un descenso del transporte marítimo por este tema, lo que sería muy malo para el comercio mundial.

Esto último, aunque parezca mentira, lo que hace es añadir presiones deflacionarias sobre la economía, ya que es una medida destructora de producción, como la práctica totalidad de regulaciones que podamos imaginarnos.

En un estudio hecho por el economista y experto del petróleo Philip K. Verleger, el mismo dice que las necesidades de petróleo diesel van a aumentar tanto con esta medida que cree que al final se tendrán que producir grandes subidas en el precio.

Por otro lado, los precios del petróleo con alto contenido en sulfuro van a tener que descender de manera dramática.

Además, Verleger cree que el cambio de la contaminación pasará del mar a  tierra firme y al final toda esta medida por “salvar el mundo” no tendrá ni éxito, consiguiendo finalmente solo dos cosas: disminuir la producción y aumentar los precios.

Según Vergeler la industria del petróleo no está preparada para este cambio, y en los años en los que le tocará adaptarse el precio subirá de manera dramática, porque esto no se puede hacer en dos años a las prisas y esperar que no afecte a la producción.

Muchas fábricas no estarán listas para ese año.

En el papel escrito por este economista el mismo describe un efecto desastroso de esta medida, con una vuelta de la burbuja del petróleo haciendo que hayan quiebras en masa en toda la economía.

Sin duda parece una llamada un poco exagerada, sobre todo pensando que pueda ser el petróleo el que pueda formar todo eso, ya que se olvida un poco del resto de la economía mundial y sus problemas con la burbuja de crédito mundial en ciernes, que es otro tema aparte.

Cierto es que esta medida del IMO no es nada buena para la producción de petróleo mundial, pues añade más incertidumbre y obliga a grandes re-inversiones y gastos a las empresas petrolíferas y de transporte, en un momento en el que el mundo querría tener un mayor número de barriles saliendo cada día por la incipiente subida de los precios.

A los consumidores no les interesa un precio del barril alto.

Parece que al OMI sí.

Veremos qué termina por pasar con el mercado del petróleo, porque las presiones deflacionarias una vez llegue la recesión también harán que el precio tenga que caer de manera fuerte, en un caso también en el que muchas petroleras y productores tendrían que quebrar.

¿Curioso no?

Eso sí, eventualmente, si Occidente se adentra en regímenes más socialistas e intervencionistas, entonces sí que podemos decir con seguridad que el precio del petróleo acabará por dispararse de manera dramática, sea cual sea la divisa que haya en ese momento.

Empiece a invertir en petróleo en España

Empiece a invertir en petróleo en Latinoamérica

El 65% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

Gracias por compartir

Consigue más contenido como este
en tu email

Suscríbete al boletín y recibrás en tu email y en exclusiva algunas de mis operaciones en acciones, futuros o CFDs relacionados con los mercados de materias primas. Además, como no, recibe las últimas novedades. Revisa tu carpeta de spam por si el correo de confirmación llegó a la misma

Gracias por suscribirte.

Algo salió mal.