¿Qué pasará con el fracking, energías sustitutivas y el precio del petróleo?

¿De verdad ha sido el fracking la causa de la bajada de precio del petróleo desde el 2008?

Este fenómeno del fracking es la excusa que usan muchos para explicar la bajada del precio del petróleo desde el 2008, años en los que el precio del petróleo ha cotizado a la baja.

No obstante, con una caída tan fuerte desde el 2008, la producción del shale no ha hecho sino aumentar, en un fenómeno bastante complicado de explicar.

En una de las últimas noticias sobre el sector, continua la guerra entre los productores tradicionales (OPEP) con la noticia de que los productores americanos de fracking dicen que pueden cubrir parte de la demanda incluso con la OPEP recortando la producción.

La cuestión no es tan sencilla, porque también tenemos el hecho de que las materias primas llevan en un mercado bajista enorme desde hace años, algunas de las cuales, como maíz o el trigo, sin levantar cabeza.

Teniendo esto en cuenta no es de extrañar que en medio de un mercado secular de las materias primas, que en muchos casos dura desde hace casi 10 años, el precio del petróleo se mantenga deprimido.

Sin embargo, detrás de un mercado tan bajista de las materias primas puede haber otros factores incluso más importantes, como podría ser el ciclo de crédito en el que nos encontramos.

Con un ciclo expansivo del crédito y un mercado boyante de bonos mundiales, sobre todo los del gran Imperio americano, es normal que el mercado de materias primas esté deprimido. Cosa que no esperaban muchos pues pensaban que por inundar el mundo de “liquidez”, las materias primas tendrían que subir hasta las nubes.

Eventualmente las materias primas tendrán que subir hasta las nubes.

Pero, ¿Lo hará también el petróleo?

Fracking y el precio del petróleo

Estados Unidos produccion petroleo
Imagen de tradingeconomics

El tema del precio del petróleo es complejo.

Según la lógica, mucha de la culpa de la bajada del precio del petróleo tan fuerte ha sido del fracking, el nuevo fenómeno de estos mercados que ha creado un boom en la producción de los Estados Unidos, un mercado productor que se pensaba que estaba muriendo.

Sin embargo, con este fenómeno la producción de los Estados Unidos y Canadá se ha disparado, subiendo, en el caso yanki, de los 5 millones de barriles allá por el 2006, hasta los casi 10 millones de finales del 2017, sin duda una subida impresionante.

Sin embargo, el aumento de la producción mundial de petróleo no ha subido tanto, al menos porcentualmente, desde los 82 millones de barriles del 2006 hasta los 92 del 2017.

Si a eso le sumamos el aumento enorme de la demanda, con un mundo que va aumentando de población de manera desaforada cada década, entonces debería ser una subida de producción bastante normal.

Bien, desde un punto de vista de lógica productiva, si hemos tenido un descalabro en el precio del petróleo cuando los Estados Unidos han introducido esta nueva tecnología de producción, entonces cuando el resto del mundo introdujera esta tecnología deberíamos ver una bajada de precio del petróleo mundial enorme, habida cuenta de que ello mejoraría los costes de producción de manera global.

Esto se ve así si tenemos en cuenta que el Norte de América representaba un 16% aproximado de la producción mundial del 2006, y teniendo en cuenta que con el fracking aplicado a aumentar esa producción se ha conseguido una mejora eficiencia en la extracción de petróleo. Que es otro tema a tener en cuenta: el del coste de sacar el oro negro.

No obstante, las cifras no me cuadran.

Ni veo que el aumento en la producción estadounidense sea tan significativo a nivel mundial, ni veo que el descenso de costes de producción de fracking en ese pais también lo sea.

Otra cosa seria que dicho sistema de producción de fracking se extendiera al resto del mundo y entonces nuevas remesas de decenas de millones de barriles diarios podrían ser producidas con unos costes bastante más bajos que en la actualidad.

Es decir, si el fracking se aplicara al resto del mundo, entonces deberíamos esperar un descenso de los precios del petróleo muchísimo mayor.

Este último dato, sin duda, no es muy bueno para un precio del petróleo alto en el futuro, lo que es bueno para la sociedad, en realidad.

Sin embargo, no veo que el tema del fracking esté tan claro.

Nuevas energías y el precio del petróleo

Con esto de las nuevas energías, tenemos otro caso que no ayuda a un precio alto del petróleo a largo plazo.

Este asunto, incluso más que el fracking, amenaza a la estabilidad del negocio petrolero a largo plazo, algo que no hará mucha gracia a las Exxon o BP de turno. Aunque supongo que ellos saben por dónde irán los tiros, y puede que no sea tan malo para el petróleo.

En este caso tenemos a esa nueva “esperanza” de los coches eléctricos y tipo Tesla, que parece que puede llegar a hacerse con el control del mercado futuro de vehículos de transporte, aunque todavía está por ver esto.

Conclusión

El caso es que es un mercado que se presenta muy complejo para decidir si invertir o no de cara al futuro. Pero que muy complejo.

Estas amenazas de que el fracking y el coche eléctrico se expandan a nivel mundial pueden hacer que el precio del barril colapse de manera muy fuerte en el futuro, sin duda.

No obstante, hay que tener en cuenta un factor muy importante en el mundo de la inversión, y es que incluso si ello ocurre, por ejemplo, que los coches eléctricos se convierten en el estándar y que el transporte internacional se hace con energía eléctrica, aun así, habría un mercado mundial para el petróleo y sus derivados.

Esto es así en el mismo sentido que lo es para el maíz, el trigo, la soja, el arroz, etcétera.

Es decir, que el petróleo pasaría a ser otra materia prima con sustitutivos para muchos de sus mercados, y es que recordemos que el petróleo tiene muchos más usos que el transporte, aunque este sea el principal.

En un caso así, también ocurriría la producción de petróleo caería de manera dramática, sobre todo en el caso de una energía sustitutiva. En el caso de que el frackins se expanda de manera global, lo que ocurriría es que habría un cambio en la estructura de producción global, con lo que en un principio los precios tenderían a bajar mucho, tal y como ha ocurrido los últimos 9 años y más tarde, cuando la oferta y la demanda se ajustaran volvería a haber grandes mercados alcistas, tal y como los puede haber en el azúcar, a pesar de tener tantos sustitutivos o ser tan vilipendiada por los consejos de salud del mundo.

La verdad que es un tema muy interesante y que da para mucho hablar.

Qué ocurrirá o no con el precio del petróleo en los próximos años no es algo que muchos puedan saber con certeza.

¿Viviremos un colapso del crédito acompañado de un mercado bajista dantesco en el petróleo?

O ¿Acabaremos viendo como un colapso de crédito acaba en una crisis hiperinflacionaria que lleve al petróleo a cifras nunca vistas?

O ¿Provocará el fracking un descenso a largo plazo en los precios mundiales una vez que los países de Oriente Medio y Asia adopten esas tecnologías de manera plena?

O ¿Acabaremos viendo un gran colapso del petróleo y las petroleras cuando el fenómeno Tesla se expanda a casi todas las ramas relacionadas con el crudo?

Hagan sus apuestas.

Deja un comentario