¿Por qué las crisis geopolíticas no afectan más al precio del petróleo?

El precio del petróleo sigue en estado de coma de los últimos años, en su mercado lateral que va ya camino de los dos años.

El mercado no deja de recibir noticias tanto geopolíticas como macroeconómicas, pero lo cierto es que ni las amenazas de guerra nuclear con Corea del Norte, ni la inestabilidad en Oriente Medio o los huracanes en el sur de los Estados Unidos son suficientes para desestabilizar los mercados y hacer que el precio del petróleo suba de manera decidida.

Algunos analistas dicen que el precio del petróleo podría irse a los 80 dólares próximamente.

Sin embargo, hoy tenemos al WTI yendo camino a la primera resistencia importante de los 55 dólares.

El mercado del petróleo sigue deprimido en su rango de 40 a 60 dólares

Parece que la tensión de los últimos días en el Kurdistán está haciendo que el precio del petróleo se tense un poco.

Falta ver si esa tensión será algo más serio si se produce una guerra de proporciones mayores. No obstante, ya hemos tenido gran inestabilidad política en la región en los últimos años y lo único que ha hecho el precio del petróleo ha sido bajar. Un tanto extraño, ¿no?

Se supone que debería haber ocurrido lo contrario.

Interés de las búsquedas online en google sobre el precio del petróleo desde el 2014

precio petroleo google
Como vemos el interés en el petróleo aumenta de manera dramática en granes mercados alcistas y bajistas como en 2007 y 2014, y baja en mercados más aburridos, como el actual

Inestabilidad en Oriente Medio y Venezuela y cotización del petróleo

Con inestabilidad en Irak, Siria, Norte de África, Yemen, Venezuela, etcétera, deberíamos tener un mercado con problemas en la oferta.

Lo que ocurre es que como se demuestra, la oferta se puede mantener bastante bien a pesar de esos problemas geopolíticos.

Es más, si la oferta aumenta, tal y como lo hizo en los Estados Unidos con el fracking, ni siquiera crisis regionales como las de Oriente Medio pueden afectar a la oferta mundial de manera decisiva.

Se me ocurre que solo una guerra de proporciones mayores, entre Irán y los Estados Unidos, con envolvimiento de Rusia y otros países podría hacer que el precio del petróleo se disparase realmente.

Por lo que veo, todas estas pequeñas guerras nacionales y regionales poco han afectado a este mercado.

Por ejemplo, veamos algunas de las guerras que han afectado a la región en los últimos años:

  • Guerra de Yemen del 2015 hasta el presente. Como vemos, desde que comenzó esta guerra el precio del petróleo ya había colapsado y ni siquiera con la misma ha subido nada. Bien es cierto que Yemen no es un país clave en la producción de petróleo, pero no deja de ser un vecino prioritario de Arabia Saudí e incluso esta está envuelta en la guerra civil yemeni.
  • Guerra de Siria desde 2011. Otro caso de una guerra, en este caso más importante que la anterior, cercana a productores claves de petróleo, y sin embargo, el crudo tuvo una de las mayores caídas de su historia en el 2014. Cuando menos curioso.
  • Guerra de Libia desde el 2011 hasta ahora. Otro caso de una guerra de una región petrolera la cual continuo en medio de uno de los peores mercados bajistas del petróleo en la historia.
  • Crisis de Venezuela desde hace varios años. En este caso tenemos un país reconvirtiendo su economía al comunismo, con lo que en cierto modo es entendible que su producción petrolera ha caído.

Como vemos, todos estos casos no deberían contribuir a una mayor producción mayor, y aunque no son productores mayores, salvo Venezuela, no es algo que debería contribuir a una caída del petróleo tan grande como la vivida en 2014.

Ahora bien, tenemos que verlo desde otra perspectiva.

La misma es que el petróleo tuvo un mercado alcista con características de burbuja el cual paso de 10 dólares a 150 desde el 1999 hasta el 2007, coincidiendo con el boom de la demanda global y en particular de China.

El colapso posterior tuvo mucho que ver con la “vuelta a la normalidad” y en parte por el “fracking americano”.

En cuanto a las crisis geopolíticas, lo cierto es que el colapso de la demanda o del excesivo precio del petróleo, creo que es algo que fue más causa que efecto de dichas crisis.

Por ejemplo, la guerra civil de Yemen, bien podría estar influida por un colapso de los precios petroleros y un aumento en la tensión económica y social del país, lo que sin duda contribuiría a una mayor desestabilización nacional.

Si a esto le unimos población afín a Irán y población afín a Arabia Saudí, dos enconados enemigos, pues tenemos como resultado un enfrentamiento fratricida en el país.

Lo cierto es que la gran crisis de los últimos años en el petróleo poco tiene que ver con los problemas políticos de Oriente Medio, siendo más bien lo contrario:

Que los problemas políticos de oriente Medio y otras regiones, tienen mucho que ver con el colapso del precio del petróleo; y si no que se lo pregunten a Venezuela.

Todo esto es un ejemplo de que en realidad lo que verdaderamente mueve los precios de los activos está más relacionado con los mercados monetarios y de crédito mundiales.

Deja un comentario