Gran crisis en la producción petrolera de Venezuela

Con el mercado alcista del petróleo últimamente muchos se preguntarán el porqué del mismo.

Después del terrible mercado bajista de hace unos años por fin tenemos una subida importante que ha hecho que el precio se multiplique por casi tres desde sus niveles de principios del 2016.

Bien, una razón bien sencilla para ello es el hecho de que cuando ocurre un mercado bajista tan fuerte en un sector lo que suele ocurrir es que la gente deja de invertir en el mismo, y en el futuro lo más probable es que vuelva a haber una especie de “escasez”.

produccion petrolera venezuela

Eso más o menos, parece que es lo que ha ocurrido en el sector del petróleo, con un descenso en la producción de la OPEP y de otros países, y solo con los Estados Unidos insistiendo en subir su cuota.

Destrucción de la producción de petróleo en Venezuela

Pero si hay algún país que ha destacada por disminuir su producción de manera dramática, es Venezuela, el otrora próspero país caribeño, y que hoy en día está en proceso de descomposición económica en medio de una crisis sin parangón y con cifras de inflación que superan los miles porcentuales.

En unas declaraciones del director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía, Fatih Birol, el mismo decía que le preocupaba mucho la situación de Venezuela, cuya producción se ha reducido a la mitad comparada con la que tenía en el año 1999, un descenso que se encuentra entre los más grandes de la historia mundial.

No sé, supongo que para encontrar ese tipo de bajadas tendríamos que irnos a países que sufren guerras, porque lo del caso venezolano no es normal.

Es increíble que en un país que en los años 70 producían casi 4 millones de barriles haya llegado hasta donde está con una caída desde máximos de más del 60%.

Uno se preguntaría que si a lo mejor esto ha ocurrido porque el petróleo se está acabando en el país, pero justo lo contrario es lo cierto: Venezuela tiene probablemente las mayores reservas de petróleo del mundo por lo que el caso no debería haber sido de una disminución de casi 4 a 1,5 millones de barriles, sino de un incremento de hasta 6, 7 u 8 millones sin muchos problemas.

Pero no, un régimen corrupto e ineficiente como el venezolano es incapaz de conseguir algo tan básico como mantener la producción de lo único que aún puede vender en los mercados internacionales, aunque cada vez a un ritmo menor.

El hecho es que con la caída masiva de los precios de hace unos años lo lógico por parte de Venezuela hubiera sido aumentar la capacidad, para intentar compensar la pérdida de ingreso por precio, más habida cuenta que otros países estaban recortando y esto era algo que se podría haber permitido. Todo ello justificado con la necesidad imperiosa de fondos para el Estado venezolano, más desesperado que ningún otro en el mundo.

Sin embargo, lo que ocurrió no fue solo una caída brutal en el precio sino una caída masiva en la producción, con las pérdidas de ingresos pertinentes.

Con datos como esos no es de extrañar la crisis galopante que azota a la economía venezolana.

Crisis en la producción petrolera en Venezuela

La crisis está alcanzando tales niveles que se están empezando a haber rumores de la retirada del país de las multinacionales que aún mantienen proyectos compartidos en el país y que son las únicas que están manteniendo la producción no sin problemas.

Problemas como la inseguridad jurídica, con la detención de dos empleados de Chevron recientemente, la tardanza en el pago, el aumento de costes y de problemas varios de producción, hacen que estas compañías estén no muy lejos de abandonar el escenario venezolano, lo que sería ya un golpe fatal para la moribunda producción del país.

Además de todo esto, según ha reportado Reuters, algo muy raro está ocurriendo en PDVSA, y es que los trabajadores de la misma la están abandonando en masa, supuestamente por alto riesgo en el trabajo debido al lamentable estado de las instalaciones, hartos de ir a trabajar con hambre y un pago que apenas cubre sus necesidades básicas.

Un suceso como este es ya la prueba de una sociedad en descomposición completa pues cuando ni los trabajadores estatales quieren trabajar para el Estado y se marchan, algo inimaginable en países “normales” como España, Italia o Alemania, es que la situación empieza a ser desesperada.

Me pregunto cuál será la alternativa para estos trabajadores, que supongo que preferirán ir al mercado negro para realizar cualquier tipo de actividad que les reporte al menos algo más de pan que poner en la boca.

En fin, que la situación con la producción de petróleo en Venezuela no es demasiado halagüeña, por decir algo.

Curiosamente, toda la producción que ha dejado de hacer Venezuela durante estos últimos años la ha suplido el aumento de producción de los Estados Unidos.

Si la producción venezolana estuviera en los 3 millones, habría más ingresos en las arcas del Estado.

Ni en mantener su producción petrolera ha tenido éxito el gobierno bolivariano.

El único éxito que ha cosechado en estas dos últimas décadas es en la de arruinar a uno de los países más ricos del mundo en recursos.

Ni siquiera un inversor de Angola o Vietnam, por nombrar dos casos exóticos, metería un duro en el país venezolano, sin importar las promesas que les hagan.

¿Se entiende por qué el bolívar no vale nada?

Deja un comentario